Volver al club para recuperar la cultura barrial

, Instituciones

Club Vito Dumas. Enclavado en el sector histórico de la ciudad de Tigre, el Club Vito Dumas se encuentra en una etapa de crecimiento, acompañada por socios veteranos y otros nuevos que están descubriendo la importancia de tener un lugar de pertenencia. Tienen actividades para niños y adultos y un corazón abierto para escuchar propuestas.

        Para defenderse de la globalización, los vecinos están volviendo a los clubes barriales. “Mes a mes vamos haciendo socios porque la gente pregunta cómo puede colaborar y, entonces, le decimos que haciéndose socio”, dijo el entrenador de fútbol del Club Vito Dumas, Walter, quien, además, es un gran colaborador de la institución.

        “Esto funciona de esta manera, con la colaboración de todos”, insistió Jorge Brizuela, presidente del Club.  

        “Con una cuota mínima de $50, la gente ayuda con los arreglos que se van haciendo”, agregó Osvaldo Penzotti, el vicepresidente.

        En los últimos años, el Club Vito Dumas inició un camino de puesta en valor de sus instalaciones: pintura, ventiladores, luces leed, mejoras en las canchas. “Durante un tiempo no se hicieron mejoras, pero ya hemos hecho una inversión importante y como la gente lo ve, por semana circulan alrededor de 1000 personas”, apuntó Osvaldo.

        Escuela de fútbol para niños, jóvenes y adultos; ping pong; boxeo; zumba, son las actividades que se ofrecen a partir de las 17.00 hs., de lunes a viernes. También tienen un gimnasio que está abierto todo el día. Por supuesto, estas actividades están abiertas a toda la comunidad; los socios tienen un arancel diferencial.

        “También vienen los nenes de la zona a practicar baby fútbol de manera gratuita. Es el aspecto social que cubre el club”, aclaró Walter. En este caso, participan de una liga que abarca los municipios de Tigre, San Fernando, San Isidro y Garín.

        El Club cuenta con una confitería donde se puede tomar algo o cenar. “El club social es para conocerse entre vecinos y esto es lo que estamos recuperando”, comentó Osvaldo, que junto con Jorge Brizuela y otros amigos se reúnen casi todas las tardes para conversar y tomar algo, olvidándose por un rato de los problemas que aquejan a todos los argentinos.

        Este año el Club Vito Dumas cumplió 75 años; tiene una historia que ha pasado por muchas vicisitudes y un futuro cargado de sueños, alimentado por unos doce socios que mes a mes colaboran con los arreglos porque se sienten orgullosos de ser parte de la institución. Ojalá puedan concretar todos sus proyectos.

Por Mónica Carinchi

Deja un comentario