Buenos Aires: internas en el bloque legislativo de Vidal por el proyecto para eliminar las PASO

, Política

A solo dos meses del inicio del año electoral, la propuesta de los intendentes PRO es una respuesta a la preocupación del oficialismo por el impacto de la crisis económica en el escenario electoral. En esa coyuntura, una encuesta reciente encargada por la Casa Rosada encendió una señal de alarma en Cambiemos.

        Ruido interno en la bancada oficialista por la propuesta de los intendentes PRO para derogar las Primarias Abiertas, Simultaneas y Obligatorias. Junto a la intención de Sergio Massa de desdoblar las elecciones municipales del cronograma provincial, todas las jugadas apuntan a debilitar la figura de CFK, que crece en las encuestas.

        A comienzos de esta semana, los intendentes puros del PRO que gobiernan distritos del Conurbano bonaerense, encabezados por el mandatario de Vicente López y primo del presidente, Jorge Macri, instalaron en la Legislatura bonaerense la idea de derogar las PASO para las elecciones del año que viene.

        La redacción del anteproyecto, que circuló por los despachos de legisladores del oficialismo, estuvo a cargo del diputado Mauricio Vivani, quien responde a Jorge Macri y hace unos meses presentó un proyecto para la división de La Matanza, generó un cimbronazo interno en las distintas vertientes del bloque de Vidal.

        Con la excusa de ahorrar 6 mil millones de pesos que costarían los comicios, el trasfondo político de la jugada de los intendentes es evitar una polarización en sus distritos con el peronismo. Según la lectura de los operadores del PRO, la eliminación de las PASO evitaría que los candidatos locales confluyan en un armado opositor luego del ordenamiento que genera esta herramienta electoral. Temen que la principal fuerza opositora, Unidad Ciudadana, aglutine en las elecciones generales el voto opositor, con un fuerte componente “anti macrista”, y ponga en peligro la continuidad de los oficialismos locales.

        La jugada política generó ruido en los socios menores del Frente Cambiemos: el radicalismo. Además del reproche porque la propuesta no fue consultada, los correligionarios quieren hacer valer la estructura propia y competir en elecciones internas en los distritos donde Cambiemos no gobierna.

        La otra pata de Cambiemos en la provincia de Buenos Aires, aquella que responde al titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Emilio Monzó, también se despegó del plan de los intendentes para vetar las PASO. El diputado provincial, Marcelo Daletto, del núcleo duro de Monzó, fue categórico con respecto a la propuesta. “Las PASO son un logro de la democracia argentina porque permiten que sea la sociedad la que elija a sus candidatos y no como ocurría antes, que lo hacía muy poca gente”, dijo Daletto en declaraciones periodísticas.

        A solo dos meses del inicio del año electoral, la propuesta de los intendentes PRO indicaría ser una respuesta a la preocupación que reina en el oficialismo por el impacto de la crisis económica y las medidas de ajuste en el escenario electoral. En esa coyuntura, una encuesta reciente que descansa en los escritorios de la Casa Rosada encendió una señal de alarma en Cambiemos.

        El estudio, a cargo de la consultora Reyes Filadoro, revela una imagen negativa del presidente Mauricio Macri que supera el 73% en el Gran Buenos Aires (GBA). El sondeo también muestra que “si las elecciones presidenciales fueran hoy” y los consultados tuviesen que votar entre Macri y Cristina, un 46% lo haría por la ex presidenta, un 37% al actual Jefe de Estado y un 17% se mostró indeciso.

        Quien también toma nota del crecimiento de la intención de voto de Cristina Fernández de Kirchner en la provincia de Buenos Aires es el cada vez más debilitado Sergio Massa. Golpeado por la ruptura de su bloque en el Congreso Nacional, que tuvo su correlato en distintos distritos bonaerenses como La Matanza, Avellaneda, Almirante Brown y La Plata, el referente del desinflado Frente Renovador impulsa en la Cámara de diputados un proyecto de ley para desdoblar las elecciones municipales del cronograma provincial.

        La idea del ex intendente de Tigre es el ofrecimiento de los 12 votos de su bloque a favor del Presupuesto 2019 de Vidal, que ingresará a la Legislatura la semana que viene, a cambio de que la bancada que responde a la Gobernadora acompañe su iniciativa de desdoblamiento de los comicios.

        Al igual que la intención de los intendentes del PRO, la jugada de Sergio Massa está dirigida a debilitar el armado electoral de Unidad Ciudadana, en un escenario con CFK encabezando la boleta presidencial. Sin poder lograr un acercamiento a los intendentes del peronismo, Massa busca evitar el arrastre de las elecciones nacionales y provinciales en cada distrito.

        Según la lectura de Massa, la separación de los comicios le permitiría a su fuerza acumular un apoyo político más amplio por parte de los intendentes del PJ, que actualmente se muestran cercanos a la ex presidenta por la alta intención de voto que tiene en sus distritos. El territorio bonaerense continúa siendo esquivo para el massismo. La misma encuesta que genera preocupación en la Casa Rosada le otorga a Massa un 9% de intención de voto.

Por Luis Sayavedra p/Agencia Paco Urondo

Deja un comentario