Una sesión donde las cartas quedaron expuestas

        Al
día siguiente de la sesión del Concejo Deliberante (CD) de Tigre, del martes 27
de noviembre, las trabajadoras domésticas de Nordelta fueron informadas por sus
empleadoras que la
Asociación Vecinal Nordelta (AVN) firmó un acuerdo con MaryGo
para que siga prestando el servicio a las trabajadoras por 120 días y “después
supuestamente se haría cargo otra empresa”, informó a este medio una de las
mujeres que fue parte del piquete del 6 de noviembre.

        “Queríamos
viajar y no teníamos boletos, no teníamos manera de comprarlos, había chicas
que querían subir a la comby y no las dejaban”, dijo otra trabajadora,
describiendo la situación de incertidumbre que estuvo abonada por sus
empleadores y por los choferes de MaryGo.

        El
mal trato, la discriminación, la xenofobia, el trabajo en negro quedaron
destapados en esa jornada del 6 de noviembre.

        Intentando
lograr alguna manera de solución, el intendente Julio Zamora envió un proyecto
al CD para que el colectivo 723 circule por la Avenida de los Lagos, una
avenida pública apropiada por este barrio cerrado.

        Los
habitantes de Nordelta se opusieron, ya que supuestamente eso podría exponerlos
a situaciones de inseguridad. Como era de esperar, los concejales de Cambiemos votaron
en contra del tratamiento sobre tablas de este proyecto. Esto no sorprende a
nadie. La sorpresa la produjo el concejal de UC Javier Forlenza que también
votó en contra, es decir que votó en línea con Cambiemos, es decir que votó en
contra de las trabajadoras. ¿Cómo puede explicar esta decisión el concejal? En
realidad ya no puede explicar nada, como decía el General: la única verdad es
la realidad.

        Ahora
las trabajadoras se preguntan si habrá sesión extraordinaria o si el
“intendente puede sacarlo por decreto, igual que MM”. (continúa en la edición
de diciembre)

Por Mónica Carinchi

Deja un comentario