Un espacio de bioecología y permacultura en Don Torcuato

Bio Chackra. Realizan todo tipo de actividades relacionadas con producción de huertas, árboles nativos, biofertilizantes y tecnologías cuidadosas del ambiente. Participan de ferias del productor al consumidor. Para contactarse con Bio Chackra, Facebook.

        En Bio
Chakra, cuando hay solcito, se almuerza afuera, así que uno estira la mano y
saca las hojas necesarias para preparar la ensalada o un sandwich o unas tapas.

        Este emprendimiento
demuestra que es posible tener una súper huerta en el jardín, en el fondo, en
la terraza o donde el ingenio lo determine. “Mientras que el quintero debe
producir y vender, en la huerta, el objetivo es tener alimento fresco todos los
días”, dijo Cristian.

        Un
ejemplo es el mejor proceso de un hinojo que asombra a todos los visitantes: “Le
fuimos sacando las hojas para la ensalada, después se fue ramificando, dio 3
cabezas, después casi se secó, entonces le hicimos una poda de fondo y brotó de
vuelta”. Así lleva 3 años. No sólo utilizan sus hojas para ensalada y para
buñuelos, también lo utilizan para producir semillas. Para quienes están
acostumbrados a comer el bulbo, una receta fácil: se corta en 4, se cocina al
vapor, luego se acomoda en una fuente, se le pone salsa blanca, queso para
gratinar y al horno.

        Borraja,
rúcula, mostaza, espinaca rastrera, cebolla, taco de reina, zanahoria, kale; la
más variada producción se encuentra en este espacio de bioecología y
permacultura, dirigido por Rossana Púa y Cristian Stehmann.

        Observando
que algunos canteros no están muy ordenados, Cristian indicó: “No hace falta
que se ponga todo en hilera. Si queda un hueco, se ponen semillas. Así se va
variando la producción y como cada planta entrega y consume distintos
nutrientes, entonces un cantero con un poquito de cada cosa siempre va a ser
fértil y productivo”.

        No hay
que ir lejos para encontrarlos, están en Don Torcuato y si ponés Bio Chakra en
Facebook, te podés contactar y estar al tanto de todas las actividades que
hacen.

Nutrir
las plantas de manera natural

        Preparar
fertilizantes es necesario para toda huerta y, aún, para mantener lindas las
plantitas ornamentales del balcón.

        En Bio
Chackra tienen dos aboneras donde no sólo colocan sus propios desperdicios
orgánicos, también compostan los restos de una verdulería cercana. Así que,
para aquellos que quieren hacer una huerta con una escala un poquito más que
familiar, a buscar verdulerías.

        Un dato:
los frutos tienen más nitrógeno y las hojas tienen más carbono; es conveniente
picar todo lo más chico posible para que las bacterias trabajen más rápido y se
obtenga buen compost en menos tiempo.

        También
preparan bioles (fermentación anaeróbica) y purines (fermentación aeróbica).

        Hay
médicos que consideran que todos los microorganismos que tenemos en el cuerpo,
son un órgano más, “sin ellos no podríamos vivir”, comentó Cristian, “un
ejemplo es que, si uno toma un remedio porque le duele la cabeza, después tiene
problemas intestinales porque ese remedio le destruyó  la flora intestinal
y, después, para estar completamente bien, hay que esperar que se recompongan
esos microorganismos”. Por este motivo, en Bio Chackra tienen “una fábrica de
microorganismos para mantener la salud de la huerta”.

        Para
utilizar el biol como fertilizante, hay que diluirlo (una parte en 20 de agua).
“Cuando regamos con biol, estamos alimentando las bacterias de la tierra, es
como darles un súper alimento. Así las bacterias toman minerales del suelo y
también se alimentan del biol y todo lo transforman en nutrientes para las
plantas”.

        Con las
cáscaras de naranja, Cristian prepara un detergente natural: “Le agrego un poco
de levadura y azúcar. Se fermentan hasta que se deshacen, luego se filtra. Se
obtiene un detergente que usamos para lavar la ropa”. Por supuesto, el
filtrado va al compost, porque en Bio Chackra no se tira nada.

        El purín
también es fruto de la fermentación; según el vegetal fermentado, se puede usar
como insecticida, fungicida o fitoestimulante del suelo.

        “Hacemos
purín con ortiga (combate pulgones), lengua de vaca (repele babosas), ajo
(tiene mucho azufre, así que combate hongos), césped (por su nitrógeno, muy
buen fertilizante). Las plantas se cortan bastante, se ponen en agua y se tapa
el recipiente. La primera semana es conveniente batirlo todos los días. Hay que
tenerlos en un lugar fresco y oscuro y ventearlos. El purín pasa por 3 etapas:
los primeros días, empiezan a trabajar las bacterias; al quinto día ya hay
microorganismos y unos días después, cuando ya empieza a largar olor, ya está
listo. Se cuela y se usa”.

        Que el
mal olor no te detenga; las cloacas en Tigre centro desbordan permanentemente a
causa del exceso de edificios y la gente sigue viviendo.

        “Cuando
recién se trasplantan, las plantitas no tienen muchas raíces, por eso no se
pueden defender bien y las pueden atacar los hongos, entonces es recomendable
ponerles purín de ortiga, bien diluido”.

        Es
necesario tener en cuenta que hablamos de plagas cuando, por ejemplo, la
población de un insecto aumentó y se descontroló. “Si no, no es plaga, es
convivencia, diversidad y tiene que existir”, aclaró Rossana.

        Andando
en la huerta, nos encontramos con algunas plantas puestas como trampas para
atraer insectos: “Al tabaco se le pegan los insectos en las hojas”. Usos
desconocidos para un citadino.

A
purificar las aguas residuales

        Desde
hace un tiempo, Cristian está experimentando un sistema de depuración de aguas
residuales de cocina. Para este proceso se debe tener en cuenta que hay plantas
que toleran más que otras vivir con materia orgánica, por eso se arma una
cascada de purificación.

        “En la
primera etapa, el agua tiende a tener menos oxígeno, hay que estudiar qué
plantas toleran ese ambiente. En el segundo estanque se ponen otras plantas y
así, en forma escalonada, se purifica el agua”. Obviamente hay que usar jabones
biodegradables.

        Las
plantas se eligen, por lo tanto, según la carga de materia orgánica: papiro,
calas, camalote, totora, lentejas de agua, son las más utilizadas.

        “A nivel
familiar siempre se encuentra la vuelta”, señaló Cristian. “En plantas
industriales también se usan biofiltros, incluso se pueden obtener otros
recursos comerciales, por ejemplo el camalote se usa para biogás. Se pueden
armar sistemas autosuficientes muy interesantes”.

        Finalmente,
las aguas purificadas las usan para regar los árboles nativos que cultiva
Rossana, con el fin de repoblar la zona con plantas autóctonas para que
vuelvan, entre otras cosas, las mariposas.

        A partir
de octubre, en Bio Chackra comienzan los talleres de huerta y tecnologías
adecuadas para vivir bien sin dañar el ambiente. Además, muchas noches arman un
fueguito para disfrutar las comidas hechas con su propia producción,
acompañado, desde luego, con muy buena conversación.

Por Mónica Carinchi

Deja un comentario